¿QUÉ ES UN HERPES LABIAL?

El herpes labial es una enfermedad infecciosa altamente contagiosa causada por el virus del Herpes Simplex (SV). La mayoría de las personas almacenan este virus en las células nerviosas porque se contagiaron durante la infancia. En la edad adulta, el herpes labial se puede transmitir a través de un beso o simplemente compartiendo cubiertos. Sin embargo, es posible ser portador del virus del Herpes Simplex sin que la enfermedad se manifieste nunca. Hay varios factores, como la edad y el sistema inmunológico de cada persona, que influyen de manera importante en la aparición del herpes. Picor, malestar, aparición de úlceras o llagas (también conocidas como aftas)…, ¿reconoces estos síntomas?

LAS CAUSAS DEL HERPES LABIAL

El virus del herpes se transmite a través de la saliva o el contacto cercano, como al toser, estornudar o hablar. La epidermis de los labios es particularmente sensible y, por lo tanto, más susceptible a las infecciones, especialmente si los labios están secos y agrietados, ya que son más vulnerables a la entrada de microorganismos como virus o bacterias. En muchos casos, el virus del herpes labial permanece inactivos y aparece repentinamente de forma inesperada. La razón puede ser un brote de fiebre, un exceso de sol o cambios hormonales (por ejemplo, los ocurridos durante el embarazo).

LOS SÍNTOMAS DEL HERPES LABIAL

Cuando el brote de la infección comienza a manifestarse, la piel de los labios está más tensa e irritada, lo que puede causar ardor y picor.

Para evitar la aparición del herpes labial, debes reaccionar inmediatamente y usar un producto antiviral. Sin embargo, si no tratas los síntomas de advertencia a tiempo, el herpes puede aparecer pasados unos días. Y al contrario de lo que mucha gente piensa, el herpes no sólo aparece en los labios, sino que puede manifestarse en las mejillas, la boca, ¡e incluso en las orejas!

Después de uno o dos días de síntomas, empiezan a aparecer ampollas inflamadas y dolorosas alrededor de los labios. Estas ampollas contienen un líquido claro y estallan pasados unos días. Después se secan y forman una costra. Habrá que esperar entre una y dos semanas hasta que la ampolla esté completamente curada. ¡Pero ten cuidado! Mientras las ampollas no tengan costra, corres el riesgo de infectar a otras personas.

CÓMO CURAR EL HERPES LABIAL

Si ya tienes herpes no puedes detenerlo, pero sí puedes acelerar el proceso de curación. Usar geles o desinfectantes de sulfato de zinc para ayudar a que las ampollas se sequen más rápido es una buena solución, además de utilizar medicamentos específicos para prevenir la propagación del virus y reducir el tiempo de curación. Ten en cuenta que los geles y cremas antivirales sólo funcionan si se aplican justo cuando notas los primeros síntomas, si no debes esperar a que se curen las ampollas. Las pomadas no funcionan con virus inactivos.

CÓMO PREVENIR EL HERPES LABIAL

En la mayoría de los casos, el herpes sucede cuando el sistema inmunológico está debilitado, por ejemplo, cuando estamos resfriados o nos contagiamos de otra enfermedad.

Por eso es tan importante que fortalezcas tu sistema inmunológico para prevenir el herpes labial. Mantén una dieta sana y equilibrada y evita el alcohol. Y si un conocido tuyo tiene una ampolla en los labios, ¡no te asustes! El virus no sobrevive mucho tiempo. Sólo ten cuidado y no compartas toallas, sábanas, lápices labiales o vasos con esa persona.

ME HA SALIDO UNA AMPOLLA, ¿QUÉ HAGO?

Aunque las ampollas causen incomodidad y picor, rascarse no es una buena idea. Al contrario, el contenido de las ampollas transmite la infección. Así que, si tocas las ampollas provocadas por el herpes, corres el riesgo de transmitir el virus a otras partes del cuerpo. Para prevenir riesgos, usa un bastoncillo de algodón para aplicar la crema antiviral a las heridas o ampollas y recuerda siempre desinfectarte las manos las manos después.

¿CÓMO DEBO CUIDAR MIS LABIOS?

Cuando se tiene herpes labial, se necesita tener un cuidado especial al tratar con recién nacidos, niños y ancianos porque sus defensas inmunológicas están debilitadas. El estado de su sistema inmunológico juega un papel importante a la hora de contagiarse de herpes o de sufrir un brote. Por lo tanto, evita el contacto todo lo posible.

Tener los labios secos, deshidratados, agrietados o con heridas favorece la aparición de ampollas.  Necesitas cuidar tus labios regularmente e hidratarlos para que reciban el cuidado que necesitan y mantener la piel de tus labios cuidada y flexible. Utiliza Liposan Original para hidratar tus labios y hacerlos visiblemente más suaves y lisos. 

PROTECCIÓN SOLAR PARA LABIOS

Un exceso de sol también puede provocar un brote de herpes labial. ¿Te expones al sol con frecuencia? Entonces es imperativo que protejas tu piel de los rayos ultravioleta o UV.

Pero no estamos hablando sólo de la piel del cuerpo o del rostro, la piel de tus labios es extremadamente sensible y necesitan protección extra frente al sol. Así que antes de ir a la piscina, a la playa o simplemente dar un paseo, aplica Liposan Sun Protect con factor de protección solar (FP) 30 y reaplica a lo largo del día cada dos horas o después de comer o beber.

REMEDIO CASERO PARA EL HERPES LABIAL

Algunos remedios caseros funcionan eficazmente contra el herpes. La miel, por ejemplo, ayuda a combatir el herpes labial y a suavizar la piel de los labios gracias a su acción antiinflamatoria. Aplicar un diente de ajo recién cortado en el período inicial de la enfermedad también puede ayudar a la desaparición más rápida de las ampollas.

CÓMO FORTALECER EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

¡Primero, relájate! El estrés puede es responsable de alterar nuestro sistema inmunológico y nuestra calidad de vida. Reserva unos minutos del día solo para ti y dedícalos a hacer yoga, meditar, realizar tu afición favorita, o simplemente desconectar con un buen paseo.

También te recomendamos apostar por el ejercicio al aire libre y mantener una dieta equilibrada, algo esencial para aumentar tus defensas y tu bienestar.